lunes, 26 de marzo de 2012

Mejor, callate

"Yo no leo libros, leo e-books”, sostuvo Carlos Figueroa, gerente de noticas de Canal 7.


8 comentarios:

cachita dijo...

¿Canal 7? El de 678, el que dirige Tristán Bauer, un nido de nulos a sueldo del régimen. Agregamos un nombre a la lista.

Caro dijo...

¿régimen? ¿no será mucho?

Anónimo dijo...

Pink, qué bueno que tengas lectores típicos de La Nación.

Anónimo dijo...

No es boludo, es e-stupido

Anónimo dijo...

Quizá sea de la misma generación de Karina Jelinek, que es la generación de los que no leen libros.

cachita dijo...

Anónimo sigue refugiándose en su presunta invisibilidad. Ninguna idea lo roza. "Pink" es un residuo de la homofobia más rancia. "lectores de La Nación" lo exime de analizar, le basta con pegar etiquetas, como hacen La Cámpora y Moreno. Si esto no es fascismo light...

Viramundo dijo...

Juan Carlos Sacco, el vicepresidente tercero de la Unión Industrial Argentina, sobre la nueva normativa para importar libros y cualquier material gráfico:

"Uno manosea el libro. Y posiblemente ponga el dedito en la lengua para cambiar la hoja. Esto es una medida seria."*

Siendo las publicaciones a tinta un verdadero peligro para la humanidad, habría que seguirle los pasos de Carlos Figueroa.

Pero esta gente no da puntadas sin hilo: sin minerales, no se pueden fabricar la mayoría de los artefactos electrónicos que usamos día a día (algo así reza un spot radial de la Secretaria de Minería de la Nación).

Para los distraídos, esta medida no descansa directamente en el gran proyecto de sustitución de importaciones. Es una medida de carácter más bien sanitario. El que piensa en Fahrenheit 451 se equivoca: no se trata de limitar el acceso a la cultura por parte de los compradores de menos de 50 kilos de bienes culturales, sino de evitar algún tipo de catástrofe mayor. Más vale estar vivo y alienado que morir tratando de cultivarse(?).


*http://www.lanacion.com.ar/1460323-curiosa-justificacion-de-las-trabas-de-moreno-a-los-libros-importados

Anónimo dijo...

Soy uno de los anónimos que se refugia en la invisibilidad. Dejame decirte que "cachita" no es precisamente un gesto de exhibicionismo o de asunción de la propia voz. Por otro lado, mi comentario (el de Karina Jelinek), es tan poco serio como el comentario de Carlos Figueroa, con la diferencia de que yo lo hago en los comentarios de un blog no soy nadie y él es el gerente de noticias de canal siete y lo dice por un medio público a modo de canchereada, porque si escuchás el audio claramente se escucha desde atrás alguien que le sopla. Y no comprendo qué tiene de canchero leer sólo e-books.